Hogar, dulce wi-fi

4forges971201

Ha vuelto.

Después de viajar sin descanso de Cáceres a Málaga, pasando por Reus, su Visa lanza alaridos desesperados. Es el momento de reconectar con su mundo y se da cuenta que este verano ha sido diferente.

Ha sabido apagar el endemoniado smartphone mientras hacía la partida de mus con los amigos del pueblo. Fue al cine de verano de doble sesión con la familia y agotó la bolsa de pipas sin necesidad de echar mano de la pantalla táctil. Es usted un campeón de la sociabilidad tradicional, de la comprensión con sus interlocutores y la atención constante a la conversación.

Además, recorrió en mountain-bike senderos indescriptibles, saboreó la puesta de sol y se dejó acariciar por la brisa de colinas alfrombradas por el trigo y las vides.

También es posible que usted haya sido un playero intrépido, explorador de chiringuitos de paella -sangría-clavada y se mire las lorzas ahora arrepentido.

Bien, todo es pasado. Olvídelo cuanto antes.

Ahora empieza un curso lleno de proyectos.  Tiene que poner al día el site de su empresa, el plan de márketing digital, comprender los cambios del paid social media, el nuevo Facebook con los sites de empresa, las estadísticas de Twitter, las innovaciones de Google en sus informes, aplicaciones y canales de Youtube,  y qué decir del nuevo Iphone, la integración Wordpres .org/.com, la web del vecino…

Y entonces enciende el router del hogar, y se da cuenta que una de las lucecitas no se ilumina. El técnico solo podrá venir en dos días, justo en el horario en el que únicamente está presente el canario de su casa.

Respire hondo y tranquilícese. El uno de septiembre toda España se reinicia y actualiza los sistemas.

Baje al bar, entable una conversación con el camarero y pida un cortado. Cuando le responda “¿normal o con wifi?” solo entonces sabrá si está preparado para el retorno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.