Archivos de la categoría facebook

¿Está la información de España en manos de pirómanos?

Asistimos en el escenario mediático a una explosión de mensajes en los medios cuyo objetivo parece más enfocado a justificar opciones políticas que a describir la realidad. La función interpretativa se confunde con la redaccional informativa, provocando una distorsión de la verdad y una falsa percepción de los hechos por parte del receptor. Es especialmente evidente que el poder político conoce los efectos de los Mass Media en una sociedad del conocimiento y los utiliza de modo experto.

Sin ir más lejos, los servicios informativos de La Sexta, o de TV3, emiten continuamente coberturas de la realidad política de Cataluña con sintonías de fondo propias de las películas de suspense y acción.

Los reporteros desplazados emplean un tono de voz alarmista y dramático como si se estuviera produciendo un acontecimiento de alcance mundial, en algunos casos puede que justificado, pero la mayoría de veces sin necesidad.

Buscan incansablemente las imágenes más provocativas sin darse cuenta que incitan a la radicalización de las ideas en la opinión pública. El viejo sofisma de tomar la parte por el todo. Igualmente se pone bajo palio a voces rocambolescas y sin ninguna autoridad o representatividad social (Stoichkov). Su punto de vista solo contribuye a simplificar y devaluar el debate mediático.

Capítulo aparte merecen los debates. En ocasiones, especialmente en los canales públicos y privados de TV y radio, los tertulianos de una opción se encuentran en minoría frente a otros: el tonto útil.

Incluso, en tiempo de emisión se decanta el favoritismo a una de las tendencias. Basta escuchar Catalunya Radio, de la Generalitat de Catalunya, o la misma COPE, en este caso privada, pero con participación de organizaciones como la misma Conferencia Episcopal.

¿Sensacionalismo?

En la prensa escrita hay una continua editorialización de las informaciones, y en algunos casos, se orientan a la justificación de las posturas políticas.

El “avestrucismo” también es clamoroso. El diario Avui, de patrimonio público,  silenció la manifestación multitudinaria del día ocho de octubre en Barcelona. La cobertura del evento fue la más extensa realizada por los medios hasta la fecha.

Inacabables serían los ejemplos de tuits, post y muros de Facebook donde se redistribuyen imágenes sesgadas o montajes, así como comentarios de falsas identidades. Aún es pronto para reunir una muestra de análisis, pero nunca antes había caído tan bajo la objetividad del periodismo en España. Los reportajes serios y contrastados de unos medios son menospreciados por los otros de la competencia. Columnistas históricos se encienden en el insulto y la falta de respeto con sus colegas. Tuiteros de reconocido prestigio, pero hoy a sueldo, se enzarzan en combates dialécticos diarios sin ninguna aportación a la construcción de una información profesional.

Da la sensación de que algunos han logrado que se desnaturalice la sensatez en la comunicación y contagian esa descomposición irracional al entendimiento de la audiencia. Un perfecto discurso del odio.

El resultado es una psicosis social generada por hiperinformación manipulada, en clave narrativa y ficticia. Algo tiene en común con la Guerra de los Mundos de H.G. Wells.

Y en medio de todo este panorama, políticos como Pablo Iglesias protagonizan y producen sus propios programas de televisión, adornándose de una supuesta credibilidad y emulando un reportero profesional.

Cabe esperar que los propios responsables de la rigurosidad y la ética informativa emerjan de su letargo, o iremos a una polarización absurda durante semanas o meses, solo por justificar la última subvención recibida del Gobierno de turno, o anunciantes que piden más que un impacto publicitario en los espacios informativos.

Reporteros sin Fronteras ha dado la alarma por la persecución desde el aparato propagandista de la Generalitat, o por su lado el Colegio de Periodistas de Cataluña por la intromisión policial.

Atentos a sus pantallas y no caigan en ese barro. Creo que el sentido común del lector prevalecerá sobre el vicio del relato surrealista y castigará finalmente al embaucador.

Lo necesitamos.

Big data sanitario: superando el burro-móvil

Los burros sanitarios  fueron la solución a problemas de ambulancias en Mozambique: Gran logro.

También en ocasiones parece que vamos en la misma dirección en la e-salud de nuestra sociedad hiperinformada.

No hace mucho planteé un proyecto de App sanitaria para los usuarios del sistema público en la Generalitat Valenciana con grandes ventajas: reducción de esperas y colas, seguimiento y respuesta inmediata con el paciente, etc.

Igualmente lo hice para un proyecto que precisaba financiación de la UE. En el primer caso no hubo ni respuesta. En el segundo respondieron que no entraba en sus planes (sospechosamente, porque es una línea de desarrollo).

Ahora la encuesta de red.es refleja que la distancia entre el big data sanitario y la vida real supera a la de Murcia respecto a la de los exoplanetas.

Un App, algo tan sencillo, ¿es tan difícil de coordinar con la información clínica, asistencia y cuatro datos de tu enfermedad actualizados? ¿O será la pereza institucional? Se trata de llevar la web al móvil y añadir unas bases de datos que ya están estructuradas.

Proliferan Apps de especialidades muy meritorias, pero demasiado locales y desconectadas del sistema público global nacional y europeo. En consecuencia, inútiles.

El día que ese App compare objetivamente la eficacia de dos hospitales, de dos ambulatorios o simplemente de dos profesionales de la medicina, estaremos en condiciones de considerar que el big data en sanidad es útil realmente. Pero sobre todo, que pueda salvar vidas ¿Es éste el miedo?

Google Health desapareció porque había llegado demasiado pronto, o quizás demasiado lejos.


Posiblemente vuelve con otra filosofía, como ya es evidente. Esta vez nadie se podrá resistir a la tormenta Cloud del gigante tecnológico. Ya no es sólo fitness, también soluciones integrales.

Barreras legales dieron al traste con su desarrollo. A partir de ahora, ¿persistirá la desidia gubernamental?.

Según el último estudio “Who Uses Mobile Phone Health Apps and Does Use Matter? A Secondary Data Analytics Approach” publicado en el JMIR, los usos de las Apps están cambiando.

Los principales usuarios de aplicaciones de salud son individuos  jóvenes, con educación, excelente estado de salud e ingresos considerables. Aunque persisten las diferencias de género, la edad y el nivel educativo, el factor sociodemográfico es menos discriminador a la hora de utilizar los dispositivos móviles y el uso de aplicaciones. Cambiar la dieta y la actividad física son las funcionalidades más usadas, como señala la investigación.

También los más mayores comienzan a ser un colectivo esencial en el panorama de la usabilidad y la comunicación interpersonal, como indica el estudio publicado en Ámbitos de la Universidad de Sevilla.

Mientras algunas apps más del vulgo como Tinder o Wallapop demuestran que puedes contactar, geolocalizar y compartir las más profundas interioridades, no ocurre así en la medicina pública. Cuando te dan cita para el médico de familia estás curado, o simplemente has dejado de ser cotizante de la Seguridad Social.

Para el ministerio, (el español , por ejemplo) es posible que alguien pueda conocer tu estado de salud hackeando su web y un App, o adivinar el donante que hizo que nacieras. Eso es digno de proteger, o a lo mejor descubres tu mismo en  Wikihow cosas sorprendentes, o a través de tu ADN en Ancestry

Pero lo cierto es que en diez minutos en la sala de espera, más de veinte personas ya saben de que pié cojeo antes de escuchar mi nombre-dos-apellidos-dni por el altavoz, e incluso han creado un grupo de whatsapp de autoayuda. Después de media hora, igual lo han retuiteado poniendo un corazoncito en mi perfil de Facebook.

Intimidades hoy, las justas.

Salud!

 

Facebook, mentiras y “framing”

kungfu-pandaDudé unos instantes antes de entregarle el DNI, pero la suerte estaba echada vía manipulador Booking. El fluorescente de un Top-less colindante auguraba que la noche en el hotel Leuka podría ser una pesadilla. De hecho lo fue, igual que para los 50 jubilados que venían del Imserso y que desembarcaron delante  mío desdoblándose al salir de un autobús, cercano también a la pensión contributiva por su aspecto: Cruel. Sigue leyendo Facebook, mentiras y “framing”

Google Facebook

Google y Facebook, con el carrito preparado

¿Una biblia por nueve millones de dólares en Amazon, o una isla por 52 millones de dólares en Alibaba?

Facebook y Google  se han cansado de ver como los reyes del e-commerce viven de su tráfico sin obtener nada a cambio.

A partir de ahora, el icono del carrito estará en su buscador y en su Facebook en cuanto los servidores olfateen que ha estado ojeando el último Iphone. Sigue leyendo Google y Facebook, con el carrito preparado

social media and content márketing

2015: convergencia, sociabilidad, imagen, proximidad y contenido+conexión

1. Multimedia convergente

En 2015, los medios de comunicación convergentes serán la norma , donde todos los canales se mezclan entre sí. El contenido tendrá que trabajar en todos los canales . Las empresas tendrán que estar atentas a la necesidad de mensajes consistentes de modo proactiv y coordinado, capacidad de reacción coherente con el fin de apoyar las campañas, impulsar la participación y manejar las crisis. Sigue leyendo 2015: convergencia, sociabilidad, imagen, proximidad y contenido+conexión

¿Impondrá Facebook la publicidad en WhatsApp?

El fenómeno de la migración de los adolescentes al uso de aplicaciones rápidas como Twitter, Instagram, Pinterest, WhatsApp o Snapchat, en detrimento de Facebook, es un indicador claro de tres hechos entrelazados: “movilización” masiva del usuario, progresiva “nanosegmentación” de los colectivos online interconectados y rechazo al intrusismo publicitario. Pero todo podría cambiar con la compra de WhatsApp por Facebook en los próximos días Sigue leyendo ¿Impondrá Facebook la publicidad en WhatsApp?