Big data sanitario: superando el burro-móvil

Los burros sanitarios  fueron la solución a problemas de ambulancias en Mozambique: Gran logro.

También en ocasiones parece que vamos en la misma dirección en la e-salud de nuestra sociedad hiperinformada.

No hace mucho planteé un proyecto de App sanitaria para los usuarios del sistema público en la Generalitat Valenciana con grandes ventajas: reducción de esperas y colas, seguimiento y respuesta inmediata con el paciente, etc.

Igualmente lo hice para un proyecto que precisaba financiación de la UE. En el primer caso no hubo ni respuesta. En el segundo respondieron que no entraba en sus planes (sospechosamente, porque es una línea de desarrollo).

Ahora la encuesta de red.es refleja que la distancia entre el big data sanitario y la vida real supera a la de Murcia respecto a la de los exoplanetas.

Un App, algo tan sencillo, ¿es tan difícil de coordinar con la información clínica, asistencia y cuatro datos de tu enfermedad actualizados? ¿O será la pereza institucional? Se trata de llevar la web al móvil y añadir unas bases de datos que ya están estructuradas.

Proliferan Apps de especialidades muy meritorias, pero demasiado locales y desconectadas del sistema público global nacional y europeo. En consecuencia, inútiles.

El día que ese App compare objetivamente la eficacia de dos hospitales, de dos ambulatorios o simplemente de dos profesionales de la medicina, estaremos en condiciones de considerar que el big data en sanidad es útil realmente. Pero sobre todo, que pueda salvar vidas ¿Es éste el miedo?

Google Health desapareció porque había llegado demasiado pronto, o quizás demasiado lejos.


Posiblemente vuelve con otra filosofía, como ya es evidente. Esta vez nadie se podrá resistir a la tormenta Cloud del gigante tecnológico. Ya no es sólo fitness, también soluciones integrales.

Barreras legales dieron al traste con su desarrollo. A partir de ahora, ¿persistirá la desidia gubernamental?.

Según el último estudio “Who Uses Mobile Phone Health Apps and Does Use Matter? A Secondary Data Analytics Approach” publicado en el JMIR, los usos de las Apps están cambiando.

Los principales usuarios de aplicaciones de salud son individuos  jóvenes, con educación, excelente estado de salud e ingresos considerables. Aunque persisten las diferencias de género, la edad y el nivel educativo, el factor sociodemográfico es menos discriminador a la hora de utilizar los dispositivos móviles y el uso de aplicaciones. Cambiar la dieta y la actividad física son las funcionalidades más usadas, como señala la investigación.

También los más mayores comienzan a ser un colectivo esencial en el panorama de la usabilidad y la comunicación interpersonal, como indica el estudio publicado en Ámbitos de la Universidad de Sevilla.

Mientras algunas apps más del vulgo como Tinder o Wallapop demuestran que puedes contactar, geolocalizar y compartir las más profundas interioridades, no ocurre así en la medicina pública. Cuando te dan cita para el médico de familia estás curado, o simplemente has dejado de ser cotizante de la Seguridad Social.

Para el ministerio, (el español , por ejemplo) es posible que alguien pueda conocer tu estado de salud hackeando su web y un App, o adivinar el donante que hizo que nacieras. Eso es digno de proteger, o a lo mejor descubres tu mismo en  Wikihow cosas sorprendentes, o a través de tu ADN en Ancestry

Pero lo cierto es que en diez minutos en la sala de espera, más de veinte personas ya saben de que pié cojeo antes de escuchar mi nombre-dos-apellidos-dni por el altavoz, e incluso han creado un grupo de whatsapp de autoayuda. Después de media hora, igual lo han retuiteado poniendo un corazoncito en mi perfil de Facebook.

Intimidades hoy, las justas.

Salud!

 

gonzalez pacanowski

Todos seremos un target de los media accesibles

Mientras esperamos a la llegada de las pantallas de los dispositivos que sustituirán las gafas y las lentillas para la lectura, según el prototipo del MIT que trabaja con NVIDIA, aún hay que dejar claro que las personas con discapacidades sensoriales todavía están fuera de la órbita de las tecnologías.

Maravilloso artículo publicado en Comunicación y Sociedad por Victoría García, donde le da un tirón de orejas a las televisiones que cumplen el mínimo legal, pero dejan a un lado el compromiso real:

“…la audiodescripción y la lengua de signos se han implantado de forma muy escasa, quedándose en ocasiones en el mínimo exigido por ley, y emitiéndose en las franjas horarias con menos audiencia. Todo ello dificulta la accesibilidad de las personas con diversidad funcional a la información audiovisual y se aleja de la situación ideal que exige el colectivo“.

La discapacidad siempre ha sido una laguna misteriosa para los nuevos medios. Sin embargo, hoy es uno de los colectivos que requieren mayor atención. Todo progresa para lo táctil y lo multimedia, pero dejamos de lado la usabilidad más básica.

Pese a los que critican y advierten de la ludopatía o insociabilidad, una “Nintendo Wii” puede ser eficaz para ayudar en habilidades motrices en parálisis cerebral. No todo son riesgos y adicciones, como describe la investigación de la Universidad de Jaén. Quizás va siendo hora de planificar la tecnología de modo funcional y pensando en todos y no sólo en los más perfectos consumidores.

Excelente apunte en este sentido de Elvira García-de-Torres y Yanick Farmer en la revista El Profesional de la Información. Es genial la discusión teórica, pero si el viaje es por dinero, dejamos atrás principios y valores en la investigación:

“…Si queremos crear marcos teóricos efectivos, tendremos que entender mejor cómo, en las sociedades obsesionadas por objetivos económicos, como la riqueza, el crecimiento, el empleo y la reducción de personal, podemos mantener vivos ciertos valores…”

Algo así ha investigado la Universidad CEU de Madrid en su trabajo “Administración electrónica y e-inclusión de las personas mayores”, publicado en Revista Latina de Comunicación Social. Ese también es el camino.

En un momento de integración video-texto en el relato mediático, queda mucho camino por recorrer, sobre todo en calidad, como dice en ZER la investigación de Javier Mayoral de la Universidad Completense de Madrid: “...vídeos primarios, sin estructura reconocible y con un proceso de edición muy rudimentario…”.

Al final, todos seremos  target de lo accesible. La fase de lo “responsive” (web adaptada a pantalla) es solo una pequeña estación en este tren de largo recorrido.

S.O.S: Brecha digital y brecha profesional.

gonzalez.pacanowskiExcelente el análisis de diversos expertos sobre el “empoderamiento digital” – con sus luces y sombras- que publica en su último número  la revista EPI.

Especialmente resulta inquietante la observación de uno de sus autores, Andreu Casero: ” Aquellos que ocupan posiciones sociales privilegiadas, por su nivel educativo, y usan más internet, parten con ventaja frente a aquellos que no y, con ello, su preeminencia se refuerza”.

El viejo tema de la “brecha digital” es tan antiguo como la capacidad adquisitiva y el acceso a la información, preocupación que existía en los inicios de la investigación en comunicación en Europa. Pero hoy, por la alfabetización y la potencia tecnológica, se hace más evidente.

La misma publicación ofrecía recientemente otro análisis espectacular a cargo de Jorge Serrano, sobre lo que evolucionará en el escenario mediático próximamente: auge de la inteligencia artificial, inmediatez, personalización, big data, internet de las cosas, y variedad de tipos y canales de interacción.

Bien, estos enfoques serios nos ayudan y son el mejor exponente que se puede encontrar desde el ámbito académico.

El problema está en que la basura informativa también crece exponencialmente, lo que unido a la brecha y la sofistificación tecnológica, sin olvidar el márketing y la manipulación, o el monopolismo googeliano,  nos sitúa en un presa de pantano a punto de resquebrajarse.

¿Quién pierde y gana? Una viñeta genial de Matt Wuerker pega una bofetada ninja a los medios, a los comunicadores, a las universidades, a los investigadores y a los predicadores de la ética profesional.

¿Sabremos si lo que leeremos mañana es publicidad, una noticia robot, una campaña SEO, un fake, o una estrategia de linchamiento digital?

Demasiados cambios en los modelos de comunicación tradicionales y demasiados actores interesados en aprovechar la pureza de la verdad.  El poder de la realidad está vigente. El reto será preservarlo antes de que otros la desnaturalicen.

Felicidades EPI.

Nuevos medios 3.0 y realidad virtual

realidad virtual toni gonzalez pacanowski
realidad virtual

La realidad virtual está avanzando en el periodismo, sin embargo, el medio emergente de realidad virtual todavía no es dominante. Las nuevas generaciones de profesionales tienen una nueva sensibilidad con este fenómeno ¿Cambiará la forma de relatar y contar las noticias?

Sigue leyendo Nuevos medios 3.0 y realidad virtual

Facebook, mentiras y “framing”

kungfu-pandaDudé unos instantes antes de entregarle el DNI, pero la suerte estaba echada vía manipulador Booking. El fluorescente de un Top-less colindante auguraba que la noche en el hotel Leuka podría ser una pesadilla. De hecho lo fue, igual que para los 50 jubilados que venían del Imserso y que desembarcaron delante  mío desdoblándose al salir de un autobús, cercano también a la pensión contributiva por su aspecto: Cruel. Sigue leyendo Facebook, mentiras y “framing”

Visibilidad, Posicionamiento en Buscadores y Web Social Cibermedios y Sitios Intensivos en Contenidos

SEO, Visibilidad y Comunicación en la Universidad de Alicante

Alicante: Jornada SEO y Comunicación 2015

Visibilidad, Posicionamiento en Buscadores y Web Social
Cibermedios y Sitios Intensivos en Contenidos

Data: 13 nov. 2015
Hora: 09:00 -13:30
Lloc: Universidad de Alicante Salón de Grados Facultad Ciencias Económicas y Empresariales

Sigue leyendo SEO, Visibilidad y Comunicación en la Universidad de Alicante

Duopolios, El Español y los últimos dinosaurios

duopolios
Duopolios, El Español y los últimos dinosaurios

Situados ya en el sprint final de este 2015, el 85 por ciento del mercado publicitario de medios en España está en manos de Mediaset y Atresmedia. El duopolio se lleva la palma y el sector de prensa sigue camino de la jubilación forzosa. Mientras, los experimentos con gaseosa, como El Español de Pedro J. Ramírez, salen a la luz en busca de un nuevo mundo donde encontrar vida. Lejos están, pero valor no les falta.

duopolio Sigue leyendo Duopolios, El Español y los últimos dinosaurios